Cambio de estación = Cambio de ánimo

•abril 6, 2014 • 3 comentarios

Nic lleva un par de semanas sintiéndose mal, no está del todo deprimida pero si se le ve triste, apagada, sin ánimo de hablar, ni de salir, ni de estar con nadie. Esto le suele pasar con los cambios de estación, cuando cambian las temperaturas, llueve, hace fresco, viento, luego una semana de calor, luego nublado durante 2 o 3 días, es como si el tiempo se transformara lentamente y contagiara a Nic. Ella suele deprimirse, aunque aún tiene energía y ganas de ir a trabajar, levantarse por las mañanas y hacer las tareas domésticas, pero a nivel social, se nota como está deteriorada su capacidad para relacionarse con los demás. Aunque estos días cambian también como el tiempo, quizá algún día se le note menos, otro un poco más, un día puede hablar con un extraño o alguien que nos esté atendiendo en alguna tienda y otros ni siquiera le apetezca salir a pasear a las mascotas.

Yo suelo contagiarme, me dan menos ganas también de salir, hablamos menos, solemos echarnos en el sofá y ver la televisión durante más horas seguidas por que no quieres hacer nada. Falta motivación, ánimo y esa fuerza para querer hacer cosas el fin de semana. Hablamos poco y no me parece buen momento para hablar de temas importantes como el presupuesto mensual o los planes para las vacaciones. Es como si lo mejor fuera estár ocupados en el trabajo, donde de alguna manera estás obligado a levantarte, ducharte, salir de casa y hablar con otras personas, mantener tu mente ocupada y pasar el día. Lo importante es no sucumbir y quedarse en casa, cosa que con este episodio no le ha pasado. Y aunque ha estado tomando la medicación todos los días, no ha sido suficiente, la medicación no soluciona el 100% de esta enfermedad, en la que puedes enfermar por muchas causas, desde el clima hasta por una discusión marital.

Dos semanas y contando, ahora tocará ir a dar un paseo, esperando que ayude un poco.

¿Qué se necesita para ser feliz en una relación?

•marzo 3, 2014 • 2 comentarios

¿Qué se necesita para ser feliz en una relación? Es la pregunta que se ha hecho el Dr. Mark Goulston (psiquiatra, consultor empresarial, y conferencista internacional)  nos da los aspectos que ha visto en parejas felices, y los resume en 10 puntos:

1. Van a la cama al mismo tiempo.

Cuando comenzamos a vivir juntos Nic y yo teníamos ritmos circadianos diferentes. Solía yo ir a dormir más tarde que ella, alrededor de las 12 o 1 de la mañana. Ella alrededor de las 10. Hicimos un pacto ella se dormiría un poco más tarde y yo un poco más temprano. Desde entonces nos vamos a la cama juntos, tenga o no tenga sueño, normalmente a las 11 ya estamos acostados. El poder decirnos buenas noches y el hablarnos y decirnos las últimas palabras del día nos permite dormir más tranquilos.

2. Cultivan intereses comunes

Conforme pasan los años de vivir juntos, se hace difícil mantener intereses comunes, hacer cosas juntos, tener pasatiempos juntos. No digo salir a tomar o beber algo, ni ir a comidas. Me refiero a hobbies y aficiones, a mi por ejemplo me gusta y práctico triatlón. Disfruto mucho correr, nadar y, aunque menos, salir en bici. Hemos intentado en varias ocasiones salir a correr juntos o ir a nadar, pero nuestra condición física no es la misma y Nic no lo disfruta tanto como yo. Ella por su parte disfruta salir a caminar, hacer pasteles, el punto de cruz, jugar dominó, uno. Pero hemos intentado en hacer cosas juntos, como salir de senderismo, paseos de 2 o 3 horas. Algunas veces me acompaña a correr con la bici, le ayudo cuando cocina algún pastel o cupcake, lo decoramos juntos, poco pero alguna vez hemos jugado al dominó, algún fin de semana nos vamos a nadar a la piscina municipal. Esos momentos nos dan de que hablar después, nos crean recuerdos, nos divertimos y nos cansamos juntos.

3. Caminan de la mano o van uno al lado del otro

Para llevar bien su estado de ánimo Nic necesita hacer algo de ejercicio, tiene ya casi un año desde que entró a clases de yoga, los lunes y miércoles, que le ha servido mucho, tendré que hacer un post sobre eso. Y procura salir a caminar los demás días. Pero a caminar como ejercicio no como relax. Nosotros preferimos ir al centro de la ciudad andando, que nos toma unos 20 minutos, y volver igual, nos abrazamos o nos cogemos de las manos, pero lo que más me gusta es hablar con ella, escucharla, contarle mis pensamientos, mis ideas. Así ningún camino se hace largo y se disfruta bastante.

4. Confían y perdonan

Yo en ningún momento es sentido la necesidad, ni la curiosidad de mirar su móvil, de hecho le aviso cada vez que llego a necesitar usarlo, de mirar en su bolso o de sacar algo de su cartera. No abro su correspondencia, incluso cuando es de los servicios de salud, del banco u otros servicios.  No lo necesito, todos necesitamos intimidad, todos tenemos secretos y está bien que se queden así. Cuando tengamos la necesidad de contarlo, lo contaremos y hay veces que es más la tormenta mental que nos solemos hacer por no contarlo que si lo hiciésemos.

5. Se centran más en lo que su pareja hace bien que en lo que hace mal

Los recuerdos que debemos generar deben ser agradables, que nos hagan sentir bien al invocarlos. Cuando vemos a nuestra pareja habrá que intentar ver la parte buena, aquello que la hace ser lo que es, aquello que nos enamoro de ella, que muchas veces se olvida. Todos tenemos infinidad de defectos, pero también tenemos infinidad de virtudes, para que tener presente más los defectos, lo único que provoca es menospreciar a nuestra pareja, quitarle valor y no creo que querramos eso si queremos vivir felices en pareja mucho tiempo. Aquello que ha hecho mal se dice, se habla y se deja atrás, sin darle más vuelta, sin resentimientos.

6. Se abrazan al reencontrarse después del trabajo o actividades

Intento cada vez que paso por Nic a la parada de bus o que nos quedamos de ver y nos encontramos a medio camino darnos un abrazo. También al volver del trabajo darnos un beso y un abrazo. Es difícil hacerlo siempre, pero la verdad es que ayuda mucho a levantar el ánimo, saber como está o como le ha ido el día a la pareja, desde el tono de voz, la duración del abrazo, las palabras que dice, su respiración, es un termómetro bastante fiable.

7. Dicen “te amo” y “que tengas un buen día” todas las mañanas

Aunque no la vea porque ella se levante más temprano que yo, un “Hasta luego, te quiero”, o incluso un “Que tengas un buen día” por Whatsapp, nos acerca aunque no nos veamos en prácticamente todo el día, desde las 11 de la noche que nos vamos a dormir hasta las 7, que nos volvemos a ver.

8. Dicen “Buenas noches” cada noche, independientemente de cómo se
sientan

Escuchar un buenas noches con las luces apagadas y a punto de dormir, se tiene que hacer un hábito, es fácil que se olvide, pero si le dices buenas noches al vecino y a conocidos que te encuentras al volver a casa por que no decírserlo a tu mujer.  Veo a muchos matrimonios que son más atentos, cordiales y amables con desconocidos que con su propia pareja. Un por favor, gracias, te quiero, buenos días, buenas noches, se lo damos a cualquiera,  con mayor razón a la persona que queremos.

9. Llaman o envían un pequeño mensaje a su pareja durante el día

Va de la mano con el de buen día, si no tengo la oportunidad de verla, le escribo y le cuento algo interesante que me haya pasado en el trabajo o en la casa, aunque no me responda en el momento, me da tema para contarle más tarde cunado la vea, para reírnos, para dar voces, para conversar.

10. Se sienten orgullosos de estar con su pareja

Siempre puedes encontrar algo que te haga sentir orgulloso de ti y de tu pareja, sólo hay que pensar un poquito y ver las cosas buenas. Y también decírselo, cuando ha salido algo bien en el trabajo, cuando se ha logrado algo, cuando ha hecho algo extraordinario, y por extraordinario no digo nada del otro mundo, sino algo fuera de la rutina, algo por lo que ha requerido un esfuerzo, trabajo, algo de perseverancia  o dedicación. Porque hay veces que a uno mismo se le olvida decir ver lo bueno que hay en uno, cuando nuestra pareja nos lo dice nos levanta la moral.

Vía | www.mavish.com

¿Quien nos define?

•enero 21, 2014 • Dejar un comentario

Me gustaría compartir hoy un vídeo motivacional, quien nos habla sobre quien nos define.

La llamaron “la mujer más fea del mundo”. Su reflexión sobre eso es asombrosa.

Subtitulado

Merece mucho la pena.

Su página en Youtube es: Lizzie Velasquez

 

Como evitar engañar a tu pareja

•enero 3, 2014 • 3 comentarios

Hace unos días Nic y yo estuvimos hablando sobre como podríamos evitar que alguno de los dos engañara al otro. Llevamos ya 6 años juntos, y sé que cuanto más tiempo pase es probable más que conozcamos a una persona que nos haga “tilín”. Cada día nos encontramos y conocemos a más personas,  pero no por eso tenemos que desconfiar ni volvernos la pareja más posesiva, porque evidentemente no es la solución al problema. Creo que en primer lugar hay que tener la suficiente confianza para hablar del tema con la pareja, volviéndonos conscientes de que es posible, y que no sea tabú, algo que no se pueda hablar de ello, por miedo o por iniciar una discusión.

Yo digo que es posible evitar enamorarse de otra persona que no es tu pareja, pero es algo en el que se muy probablemente necesite intervención de los 2. No es algo que uno se proponga y sólo lo pueda lograr, porque el ser humano es débil en esos aspectos, y porque es un proceso que toma tiempo, no es algo que nazca de la noche a la mañana, el algo que puede tener su origen dentro de la misma relación. Estoy hablando aquí de enamorarse de alguien más, no de un ligue de una noche. Enamorarse de alguien más en un matrimonio creo que es algo que, evidentemente, puede llevar al divorcio, al rencor, y a llevar una vida en el hogar por demás difícil, con resentimiento y odio.

El enamoramiento como todo tiene sus etapas, y la mayoría, por no decir todos, podemos diferenciar las etapas en las que se va dando. Primero creo que está la disposición a enamorarse, el estar buscando o haber encontrado a otra persona que nos atraiga, física o intelectualmente. Aquí es donde nos tienen que comenzar a saltar las alarmas, cuando menos esas que te advierten: “si sigues por ese camino….” Aún con todo, creo que hay personas que aunque las conozcas con el simple hecho de pasar a su lado más tiempo es cuando “se van eliminando por si solas de la lista” por no ser afines o simplemente porque se llegue a romper el encanto. Aún así si uno percibe que comienza a desear/querer/buscar estar más con ese tercero en discordia, hablarle, escribirle, incluso tocarle sea fortuita o con intención, es el momento idóneo para detenerse en seco y  hablarlo con toda sinceridad con la pareja. Porque seguramente será ese momento en el que aún haya marcha atrás, en el que hemos de dejado de ver a nuestra pareja como el amor de nuestra vida, porque nos hemos distraído, porque hemos dejado de estar con ella, hemos dejado de darle importancia y ponerla entre nuestras prioridades, hemos dejado de tenerla en la cabeza y es cuando puede ser sustituida por un tercero, nunca mejor dicho. Cuando esa tercera persona comienza a desplazar de nuestra mente a nuestra pareja es momento de actuar, de pedir ayuda y no hay más que decirlo, porque aún no ha ocurrido nada. Entre los dos será más fácil encontrar una solución, pasar más tiempo juntos, volverse a tocar, a besar a abrazar, a hacer el amor, hacer cosas de pareja que recuerden el vínculo, la unión y los motivos que los ha llevado a estar juntos.

Porque una vez que ese deseo sea correspondido por la tercera persona es cuando puede que sea demasiado tarde, porque sólo faltará un momento de intimidad para que quede marcado en la vida de cada uno. Nunca es tarde para volver atrás, pero puede que sea tarde para evitar agravar el asunto.

Es el acuerdo al que hemos llegado Nic y yo después de hablarlo tranquilamente, de ser realistas y poner las cartas sobre la mesa. Lo único que queda y es poder llevarlo a cabo y lo más difícil en el momento justo.

Sexo pos-depresión

•noviembre 13, 2013 • 7 comentarios

Después de 1 semana sin prácticamente tocarnos, ni mirarnos a los ojos sobra decir que ni ganas dan con el ambiente que se genera. Pero ya Nic esta al 95% y ayer por la noche al llegar del trabajo fue un recibimiento de “ya estoy de vuelta”. Se termina de romper el hielo y nos une mucho más, porque da pie a sincerarnos si hay algo que aclarar. La verdad es que entre la medicación, las depresiones, sumado al estrés, poco tiempo y la rutina del matrimonio entre más tiempo pasa más difícil se vuelve el dedicarnos tiempo para amor físico. Es menos común las “sorpresas”, el “rapidín”, como que apetece menos o da más pereza. Aunque se gana en calidad y disfrute que ya no es sólo el “mete-saca” si no da pie a más. Un masaje, juguetes eróticos, mayor tiempo en el “pre”. Toma más tiempo y debe ser que por eso cuesta más el iniciarlo, por que se conoce el “trabajo” que requiere. Siempre que leo algo de estadísticas sobre la cantidad de sexo a la semana que teme las parejas me quedo un poco “por debajo de la media” de esas 3 o 4 veces por semana. No se a que se deba, los años de matrimonio, la rutina que llevamos, la medicación, o que se yo.

Episodio depresivo 6 – 11Nov

•noviembre 8, 2013 • 4 comentarios

Desde hace un par de días Nic no se encuentra bien. Comenzó bastante rápido y no ha dado tiempo de hacer nada. Ayer por la tarde tuvo regresarse del trabajo al medio día. Su jefe, que no sabe que enfermedad tiene, le dijo que no la veía bien. Le costaba concentrarse, hablar, y estar al nivel de productividad exigido en estos tiempos. Así qué opto por volver a casa.

Afortunadamente cuando llegó no fue directamente a acostarse a la cama sino que lavó los trastes, preparo algo de comer, estas acciones son las que evitan que el episodio profundice. Se que le cuesta muchísimo el levantarse del sofá para hacer cualquier cosa, pero veo que lo intenta, me tomo varios intentos de decirle que fuéramos a tomar un café fuera de casa, pero al final lo conseguimos, yo no desistí hasta que me dijo que si y ella se levantó.

Por la tarde se salió a dar un paseo de una hora con nuestra perrita Kelly, eso le ayuda mucho a no decaer, aunque luego el resto de la tarde se haya quedado en casa. Ya por la noche salimos los dos a dar otra vuelta de 20 minutos. Es así, hay que tener paciencia y con estas pequeñas acciones va mejorando.

Ya el viernes por la mañana ha ido trabajar. Se que le costó levantarse y sobretodo aguantar de 8 a 2 el trabajar. Por la tarde también salió a caminar un rato, de hecho fue a una sesión de masaje para la espalda y hombros que los suele llevar muy contracturados, creemos que por la medicación. Antes estaba tan tensa que le dolía la parte superior de la cabeza y la quijada. Hasta roncaba, pero esa es otra historia.
El sábado por la mañana me imagino que no hizo mucho, más que ir al mercado y al súper. Yo la alcance ahí, por la tarde ya por la tarde solo salimos a tomar un café cerca de casa, y una caminata de no más de 30 minutos. Después de eso toda la tarde en el sofá viendo la televisión y jugando con su tablet.

Es contagioso, me sentía mal yo, entre triste, desanimado, molesto, desesperado, aburrido, sin ganas de nada, no me hallaba en casa, pero no quería salir. Sólo pensaba en que fuera domingo por la mañana para salir a correr e ir al gim. Y así fue, a las 7 y media de la mañana me desperté y me prepare para salir a correr, volví y me fui al gimnasio, aún cabreado y sin ganas de ver ni hablar ni estar con Nic. A eso de las 11 volví a cada y comencé a preparar el desayuno, ella aún o dormia o estaba acostada. Mientras preparaba el huevo y el café, poco a poco se me fue bajando el mal humor. Hice para los dos, después de pensar inicialmente hacer sólo para mi. A base de preguntas sencillas rompimos el hielo. ¿Quieres huevo?¿Quieres café? Y de pronto un abrazo y sin decir nada quedarnos unos segundos así. Es como comenzar de nuevo. Ya después salimos a dar una vuelta, a comer fuera, un par de horas, pero ya se encontraba mucho mejor de ánimo. No habla aún mucho, y es un poco plana para decir las cosas, sin emoción, sin ganas, pero ya se le ve mejor. Hoy espero que mejore, la clase de yoga suele relajar la bastante.

Esos días de cambio de humor

•octubre 21, 2013 • 8 comentarios

No suele ser común, pero cuando pasa me altera y tengo que sacar paciencia debajo de las piedras. Con estos días de clima tan raro, nublado con calor, fresco y nublado, sol y fresco, que cambian de un día para otro alteran la estabilidad de ánimo de Nic. Un día llego por la noche y me puede abrazar y llenar de besos en la cara y poco poco no dejarme ir, ni moverme ni hacer otra cosa más que rendirme y al día siguiente reclamarme con el tono más cortante, serio y seco que lleva toda la semana preparándome la cena. Eso con todo lo que con lleva, un día antes pede cantar y bailar mientras cocinamos la comida y al otro día apenas si abre la boca, sin muchas ganas de hacer nada y todo lo que le digo es como hablar con la pared. Me llena de reclamaciones y nada le parece, todo lo molesta y de acercamos poco, pocas miradas, roces, besos y abrazos, digo pocos por lo debe ninguno.

Lo que más me desconcierta es el cambio de un día para otro, ojo, que no es lo habitual, como todo es por temporadas, y por temporadas digo que esto suele durar 1 semana como mucho, y cada mucho tiempo, normalmente en los cambios de estación: otoño-invierno, invierno-primavera, etc. También cierto que se le han ido algunas tomas de medicación estos días y son las consecuencias, ya lo sabemos.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 148 seguidores