Libro. El cerebro Idiota. Un neurocientífico nos explica las imperfecciones de nuestra materia gris. Dean Burnett

•octubre 12, 2016 • Dejar un comentario

Estoy por terminar de leer el libro: El cerebro Idiota. Un neurocientífico nos explica las imperfecciones de nuestra materia gris. Del autor Dean Brunnett, el cual por cierto recomiendo ampliamente, es ameno, fácil de leer y no es de esos que presenta estadísticas, números ni fórmulas matemáticas cada 20 frases.

Ediciones Temas de Hoy

El cerebro idiota Libro de Dean Burnett Ediciones Temas de Hoy 1ª ed.(12/04/2016) 380 páginas Este libro está en Español ISBN: 8499985408 ISBN-13: 9788499985404

El capítulo que hace referencia a las enfermedades mentales y en concreto a la depresión es: Cuando el cerebro se avería. Los problemas de salud mental y de donde surgen.

Me gustaría hacer algunas citas del libro que me han parecido muy interesantes sobre la depresión. Para empezar intenta hacer comprensible la depresión, intenta que aquellos que no la hemos sufrido nos hagamos una idea de lo que puede ser, de todo lo que puede llegar a ser, por que es tan difícil ponerse en la piel del afectado. Con analogías como ésta:

Una afección neurológica es un problema de soporte físico, de Hardware, mientras que un trastorno mental es un problema de soporte lógico, de software

Y así define el trastorno mental:

“Los trastornos mentales se definen generalmente como patrones de conducta o pensamiento que puedan ocasionar molestias y padecimiento o que dificultan la capacidad para funcionar en una sociedad «normal».

“Los trastorno mentales… a menudo, no presentan ningún problema físico que haya que «subsanar», lo que cuesta identificar una «cura» para ellos”

Mucha gente suele trivializar la depresión, es una palabra que se ha incluido en el vocabulario popular y se usa con mucha más frecuencia de lo que deberíamos, sin saber a ciencia cierta que es lo que está describiendo, ni todo lo que conlleva.

“Menospreciar los problemas de una persona afectada por una depresión genuina porque nosotros también nos hemos sentido decaídos alguna vez y lo superamos es como decirle a alguien a quien han amputado un brazo que no es para tanto porque nosotros también nos hemos hecho algún cortecito en un dedo alguna vez y hemos seguido adelante con nuestra vida como si nada”

Sobre el estigma que hay ante el suicidio, y cómo se intenta minimizar el problema de la víctima porque no se ve a simple vista una causa que lo justifique y se dice que “era una persona exitosa y con dinero”, o que “ha tomado la salida fácil”, o “no ha pensado en lo que pasaría con su familia”.

“El cerebro realiza verdaderos ejercicios de gimnasia mental para no sentir pena por las víctimas y la tendencia a etiquetar de «egoístas» a quienes se suicidan.”

Aquí quizá pasó el tema demasiado rápido, el cómo se puede llegar a sentir una persona con depresión, existen diferentes manifestaciones, sensaciones dentro de la cabeza del individuo, y no creo que nos podamos hacer una idea de lo intenso que se pueda llegar a sentir porque sólo hemos “tocado” una parte de esas sensaciones:

“La depresión se manifiesta de muchos modos distintos… lo que varía es el «cómo». Hay personas de quienes se apodera una desesperación que no logran sacudirse de encima; otras experimentan una intensa ansiedad que infunde en ellas unas sensaciones de fatalidad y alarma inquietantes, otras.. que no sienten más que un vacío y ausencia de emociones ante cualquier cosa que ocurra en sus vidas. E incluso hay algunas de quienes se apodera una ira y una agitación constantes.”

Sobre los antidepresivos, no estaba enterado de que aún no se sabe realmente ni con certeza de porque el efecto no hace inmediato, la ciencia aún no ha descubierto todo el proceso y quizá sean la razón por la cual a más de uno parecen no servir de nada.

“Los antidepresivos más utilizados en la actualidad son los Inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS).  La serotonina (una monoamina), es un neurotransmisor implicado en el procesamiento de la ansiedad, estado de ánimo, el sueño, etc. También se cree que contribuye a regular los sistemas de otros neurotransmisores. Sin embargo, la hipótesis de la monoamina se enfrenta a críticas cada vez mayores. No sirve para explicar realmente qué sucede en una depresión: es como enfrentarse a la restauración de un viejo cuadro diciendo simplemente que «necesita más verde».”

“Los ISRS incrementan los niveles de serotonina de inmediato, pero el paciente tarda semanas en notar los efectos beneficiosos de ese incremento… porque es así, todavía no se ha determinado.”

“Si añadimos a esto la falta de pruebas que demuestren qué sistema monoamínimo específico se ve dañado o bloqueado durante una depresión, parece claro que en la depresión interviene algo más que un mero desequilibrio químico.”

Sobre las actividades diarias cómo el sueño, el aprendizaje y la memoria  no abunda mucho, si se tienen las cosas un poco más claras, gracias a los tests. Por ello considero yo tan importante el llevar un diario, un registro sistemático de pródromos, síntomas que nos ayuden a identificar con cierto tiempo que se aproxima un episodio, para tomar precauciones y llevar a cabo los mecanismos necesarios para evitarlo. Hoy en día, en los dispostivos móviles, podemos registrar por ejemplo, con pulseras de actividad, apps de test de memoria y juegos mentales, cuánto  y cómo dormimos, cuánto ejercicio hacemos, cómo de lúcidos estamos.

“El sueño y la depresión también parecen estar interrelacionados: la serotonina es un neurotransmisor clave en la regulación de los ritmos circadianos y la depresión provoca una alteración de las pautas del sueño.”

“La neuroplasticidad, que es la capacidad para la formación de nuevas conexiones físcias entre las neuronas, sustanto tanto el aprendizaje como buena parte del funcionamiento general del cerebro y se ha comprobado que se ve dificultada en personas con depresión.”

“En los test conginitvos comunes, no se apreciaría diferencia alguna entre la presencia en el paciente de problemas graves de memoria y la ausencia real de voluntad alguna de su parte para reunir la motivación mínima necesaria para realizar un test.”

Por eso es tan difícil “convencer” a una persona de que vea el lado bueno de la vida, simplemente no lo ven:

“[En la depresión] todo lo positivo es ignorado o minimizado; todo lo negativo es percibido como realista y correcto a carta cabal.”

La frase que más me ha gustado:

“La depresión no es lógica”

Referencias | Nubico: El cerebro idiota

Seguro de vida para personas con Trastorno Bipolar

•octubre 9, 2016 • 1 comentario

Seguro de vida para personas con Trastorno Bipolar

Hace unos días fuimos a nuestro banco a preguntar sobre los seguros de vida. Yo tengo el mío desde hace unos 4 años, que me cubre:

1.- En caso de Fallecimiento (cualquier causa)
2.- Invalidez absoluta y permanente
3.- Segunda opinión en el caso de diagnóstico de algunas de las enfermedades siguientes:
– Cardiovasculares
– Infarto al miocardio
– Cirugía de revascularización coronaria (by-pass)
– Enfermedades neurológicas y neuroquirúrgicas
– Esclerosis múltiple
– Parálisis
– Afección oftalmológica con el fin de salvar la vista
– Derrame, hemorragia o infarto cerebral
– Cáncer
– Insuficiencia renal
– Sida
– Enfermedades inmunológicas
– Transplante de órganos (corazón, pulmones, hígado, páncreas, riñón y médula ósea)
– Parkinson
– Alzheimer
– Segundo diagnóstico sobre intervenciones quirúrgicas
4.- Fallecimiento de la segunda persona designada en las condiciones particulares a consecuencia del mismo accidente, simultáneamente o antes de 12 meses
5.- En caso de diagnósticarse una enfermedad terminal,
6.- Rehabilitación cardiaca en caso de sufrir alguna de las afecciones indicadas.

La idea era obtener el presupuesto tanto para mí como para Nic, a sabiendas del Trastorno que tiene. Cuando contratamos el mío, nos informaron y estuvimos a punto de contratar el de ella, hasta que leyendo las condiciones se dio cuenta de que realmente no le cubría. Buscábamos estar protegidos económicamente en caso de suicidio. Así que decidimos no contratar nada.

Cuando solicité el presupuesto me pidieron un Certificado Médico, para que se enviara al departamente correspondiente y pudieran personalizar la póliza. Además del certificado, ya en la oficina del banco Nic rellenó dos cuestionarios. Entre las preguntas que venían y que más nos llamaron la atención fueron:

– ¿Cuánto tiempo hace desde su último episodio?
– ¿Ha estado másde 30 días sin trabajar a causa de la enfermedad?
– ¿Ha estado internada?
– Medicación y dosis
– Última visita con el especialista
– Fecha de diagnóstico

En dos folios la aseguradora solicitado toda la información, más la hoja del certificado médico, que afortunadamente era muy concisa, y el médico hizo un par de anotaciones donde dejaba bien claro que llevaba bastante tiempo estable.

En principio nos dijeron que en 24 hroas nos llamarían para decirnos si era posible formalizar el contrato o no.

Fueron más de 4 días los que tardaron para llamarla, y le comentaron que si, que la podían asegurar con ciertas condiciones:
– La prima anual costaría el doble de lo “normal”. Si no tuviese la enfermedad
– Excluían la parte de Invalidez temporal y permanente.

Con lo cual Nic dijo “Gracias, pero no gracias”. Nos parece desporporcionado el precio que hay que pagar por tener una enfermedad mental. No toman en cuenta por ejemplo que lleves más de 5 años en el mismo puesto y empresa, que acudas regularmente al médico y que hayas estado estable en los últimos meses. La última vez que estuvo internada ha sido más por precaución que por un intento real de suicidio.
Entiendo que es un seguro de vida con cierta peculiaridad y probablemente las condiciones las han establecido así porque el riesgo es mayor. En otras compañías aseguradoras directamente no tienes opción. Al final lo mejor será, ese pago de prima que destinaríamos al seguro, ahorrarlo.
archivo-9-10-16-12-36-48

Depression is quiet por Colleen Butters

•septiembre 23, 2016 • Dejar un comentario

Donando Sangre, limpia de medicación

•septiembre 10, 2016 • 2 comentarios

Hoy Nic ha donado sangre después de muchos años desde su última vez, el motivo: la medicación. Alguna vez preguntamos si tomando el topiramato era posible y la respuesta fue un rotundo NO. Tanto por el topiramato como por el escitalopram. Yo soy un donante regular. Lo considero saludable y bueno para mi organismo, forzando a que se purifique, se adapte y se regenere. Al día de hoy no he tenido ningún incidente ni durante ni después de la donación. A Nic le hacía ilusión y como desde mediados de mayo dejó por completo la medicación, se me ocurrió que podíamos ir juntos, preguntar, dando toda la información disponible a la enfermera en la entrevista, tras el cuestionario de autoexclusión y que ella validara si era apta o no para ello.

Donando Sangre, limpia de medicación

Donando Sangre, limpia de medicación

Me cuenta que la enfermera dudó sobre la donación, no por que pudiera tener aún litio en sangre, que ya su cuerpo estaba a limpio, sino que argumentaba que es una afectación considerable al cuerpo y podría tener una recaída y/o deprimirse. La entrevista siguió para evaluar cómo se encontraba anímicamente o si se encontraba pasando por algún episodio. Al final le permitieron donar y todo ha ido bien hasta ahora.

Cada mes un regalo

•septiembre 4, 2016 • 2 comentarios

Un mes un regalo.
Una pareja con casi 8 años de matrimonio. Sin hijos. Es difícil no caer en la rutina, de que haya temporadas malas, eso pasa en todos las parejas. Con el tiempo cada vez se hace más difícil sorprender, hacer reír, volver a generar ese sentimiento de querer estar con tu pareja. Yo, afortunadamente, cada vez amo más a Nic, la conozco más, nos hemos acoplado tan bien, me gusta su forma de ser. Por mi trabajo conozco a mucho gente todos los días, pero siempre encuentro un defecto, su olor, sus dientes, su forma de hablar, su sonrisa, su cara, su manera de pensar, sus valores, que no encajan conmigo, que no podríamos soportarnos durante mucho tiempo.

Quizá se hayan perdido un poco ese sentimiento de mariposas en el estómago, pero se ha transformado en esperar una reacción, esa mirada de tu pareja que todos conocemos que te dice “TE AMO”, cuando haces algo bonito, algo por ella, un detalle. Esa mirada, es la que te hace recordar y tener presente, aunque hayan pasado 3000 noches en los que duermas junto a ella, que la amas. Que estás donde quieres estar con ella, con la vida que tienes. Que estás satisfecho en el plano familiar.
No recuerdo si fue escuchando algún podcast, que me vino a la mente la idea de “Cada mes un regalo”, darnos una sorpresa el uno al otro, con algo no superior a 20€, por poner una cifra. Lo importante no es el regalo en sí, sinceramente el acto, el hecho de pensar durante días que le podría dar a Nic. Se necesita escuchar, estar pendiente de estas pequeñas necesidades, de “esta frase me gusta”, creo que necesito un bolso o una cartera, etc. Y buscar algo, ir a la tienda y comprarlo, envolverlo, y sobre todo ver la cara de sorpresa y luego la mirada que me da. Es un sentimiento mágico, no escuchas nada a tu alrededor y el abrazo que viene después es diferente a otros. Es como ver cómo reaviva la llama del amor. Llevamos 2 meses, y hasta ahora bien. Ya tengo un par de ideas para el siguiente regalo, lo más difícil: mantener la sorpresa.

Cada mes, un regalo

Cada mes, un regalo

2 meses sin medicación

•septiembre 1, 2016 • 2 comentarios

Hasta hace pocos días me enteré de que Nic se dejó de tomar la medicación a primeros de junio, me lo confesó mientras tomábamos café. Mi reacción fue de sorpresa, pero sin enfadarme, sin reclamar, sin discutir. Me sorprendió porque no me había dado cuenta, no lo había notado ni en su humor, ni en las mañanas o en las noches que la solía ver tomarse la medicación. Mi contestación: Tu sabrás. Ha llegado el punto que ella conoce perfectamente las consecuencias de esos actos, de abandonar el tratamiento. Menos mal que su estado de ánimo se ha mantenido estable, la veo bien, con ánimos y motivada para hacer cosas.

  • Se apuntó a la piscina para los meses de Julio y Agosto y ha ido con cierta regularidad a nadar.
  • Ha salido más de casa.
  • No tiene demasiados cambios de humor, ni repentinos, ni durante este tiempo.
  • Parece que su memoria ha mejorado. Hace comentarios que comienzan con las palabras “Me acuerdo que…”
  • Dice que se siente más despejada mentalmente.
  • Se ha mantenido en el peso que tenía mientras tomaba la medicación.
  • Sigue teniendo muchas contracturas en los hombros.img_8658-1

La psiquiatra ha insistido que no lo debe hacer y que vuelva al tratamiento lo antes posible, pero claro está no puede obligarla. Se ha propuesto una fecha, el 16 de septiembre, para retomar el tratamiento, la psiquaitra le ha dado las dosis para que inicie, le ha mandado a hacer litemias para que en la próxima consulta (24 de octubre), pueda tener los resultados. Nic planea retomarlo en viernes, así tendrá el fin de semana para padecer en casa el inicio de los efectos secundarios, que será lo más duro de este proceso. Quiere estar preparada para el otoño, que suele ser una estación difícil en cuanto a mantener el estado de ánimo se refiere y claro en invierno, con las pocas horas de sol que puede tomar.

Este descanso le ha supuesto conocer que puede atribuir a los efectos secundarios del litio y que no, uno de ellos era el peso, pueso que sigue pesando lo mismo no lo puede atribuir a él, es una cuestion de hábitos, hacer ejercio regularmente, comer saludable y alejarse de comida y bebida chatarra. Las contracturas también es otro, que yo estaba segurísimo que era de la medicación y resulta que las sigue teniendo. Ha sido arriesgado, la psiquiatra está en contra, yo la apoyo, mientras yo la vea bien no me voy a preocupar de más, ni le voy a reprochar ni la voy a obligar a hacer algo que no quiere. Es su cuerpo, es su decisión. Ella conoce la enfermedad y sabe las consecuencias, si fueran otras las circunstancias probablemente habría ya intervenido, en este caso sólo permanezco como observador.

Una puntualización que hizo la psiquiatra es que esas interrupciones de toma con el litio si pueden llegar a causar que deje de ser eficaz, que en un futuro deje de hacerle efecto, algo que Nic ha tomado muy en cuenta, ahora conoce el riesgo y sabe a lo que se expone.

Vacío

•junio 15, 2016 • 15 comentarios

Vacío. Así me siento. Nada me motiva, nada me invita a salir de la cama. Ayer pensaba en solo no moverme, estar quieto, que nada pasara. No quería sentir mi cuerpo, ni pensar. Ponerme en un estado de vacío. Salgo de la cama por obligación, porque tengo que ir al baño, sacar a dar un paseo a las perras. No sé si tengo hambre, no recuerdo. Desayuno por costumbre, por rutina y así sigue mi día. Me arrepiento por no haber aprovechado la mañana ocupándome en algo. Pero cada vez que lo pienso me pregunto ¿para qué? No quiero salir, no quiero pensar. Todo lo que hago va de la mano de la rutina, y eso ayuda al menos para continuar la vida. Me cuesta mucho pensar en qué día de la semana vivo, si estamos a principio o a mitad de mes, no me importa la hora. 
Es fácil mirar la cara de la depresión, pero no es fácil encontrarla en el espejo. Mi mente se auto-consuela, aunque sea solo para dar el siguiente paso.

Quiero salir, pero no encuentro la manera, no veo que nada cambie con el paso de los días.